Mantenimiento Preventivo de la Impresora

El Mantenimiento Preventivo de la impresora se realiza para prevenir posibles problemas de impresión, mala calidad en la impresión o fallas de los componentes electrónicos de la impresora.

Generalmente consta de los siguientes procesos:

Limpieza general del Equipo:

Limpieza de chasis, inyectores, tapas, carro de cabezal, lubricación de las piezas mecánicas, tractores y rodillos, revisión de motores eléctricos, unidad fotoconductora, unidad fusora y fuente de alimentación.

Calibración y Prueba de Cabezales:

Pruebas de impresión y alineamiento de los cabezales.
Tradicionalmente, para los profesionales de cómputo, las impresoras figuran entre los dispositivos más molestos de reparar, debido a que son propensas a muchos problemas mecánicos a los que las PC y otros dispositivos de comunicación en red no lo son. La variabilidad en la calidad de los suministros y el manejo inadecuado por parte de los usuarios puede exacerbar estos problemas, dando como resultado impresoras que requieren más atención y mantenimiento que otros dispositivos.


Al igual que con las PCs, el mantenimiento preventivo para las impresoras se basa en gran medi­da en el sentido común. Si mantiene su unidad limpia y la trata en forma adecuada, durará más y producirá salida de mejor calidad que si no lo hace. Mantenga limpio el exterior de su impresora y libre de manchas limpiándola con una franela suave humedecida con agua.

 

Para las impresoras láser, el mejor régimen de mantenimiento preventivo resulta ser adquirir una impresora que utilice cartuchos de tóner con montajes de fotorreceptor y revelador. Por lo regular, estos componentes entran en contacto con el tóner, así que reemplazarlos con regularidad asegura que estas partes vitales estarán limpias y en buen estado. Si su impresora no usa este tipo de cartucho, debe tener un cuidado adicional para limpiar el interior de la impresora siempre que reabastezca el tóner, siguiendo las recomendaciones del fabricante. Algunas impresoras incluyen para este fin un cepillo especial u otra herramienta.

Precaución: es en particular importante seguir las recomendaciones del fabricante con respecto a la seguridad siempre que trabaje en e interior de una Impresora láser. Además del peligro obvio que generan las conexiones eléctricas vivas, tenga presente que algunos componentes son muy delicados y podrían dañarse ya sea por un manejo brusco (como la unidad reveladora y los alambres de corotrón o coronal o por la excesiva exposición a la luz como en el caso del fotorreceptor).

Además, el mecanismo de fundición de la impresora está diseñado para calentarse a 400ºF o más, y podría permanecer muy caliente por algún tiempo después de desconectar la unidad. Siempre permita que la impresora se enfríe por lo menos 15 minutos antes de realizar cualquier mantenimiento interno que le acerque a los rodillos de fundición.
La mayoría de los cartuchos de inyección de tinta contienen boquillas nuevas y un nuevo suministro de tinta, lo cual evita los problemas causados por boquillas obstruidas con tinta seca. Al igual que las láser, las impresoras térmicas de inyección de tinta dependen también de una potente fuente de calor, así que debe tomar precauciones antes de tocar los componentes internos.

 

 

Se pueden adquirir paquetes de limpieza de inyección de tinta de bajo costo para ayudarle a mantener su impresora de inyección de tinta libre de acumulación de tinta. Algunos funcionan con una hoja de limpieza de textura especial a la que usted rocía con un fluido de limpieza que incluye el paquete y luego lo pasa por la impresora imprimiendo unas cuantas palabras; esto funciona con todas las marcas. Otros paquetes le permiten limpiar la cabeza de impresión después de retirarla de la impresora; éstos funcionan con los modelos de Canon y HP.

Para evitar problemas de inyección de tinta, asegúrese de apagar la impresora con su propio interruptor de corriente, y no con el protector de picos o el interruptor general. El interruptor propio de la impresora inicia un apagado controlado de la misma, el cual incluye la cobertura de las cabezas de impresión para evitar que se sequen. Si apaga la corriente de manera externa (por ejemplo, con un supresor de picos), las cabezas de impresión podrían secarse debido a su exposición al aire lo cual, a la larga, las obstruye más allá de las posibilidades de limpieza por parte del usuario.

 

 

 

 

Fuente: http://fescobedomantenimiento.blogspot.com/2010/09/mantenimiento-preventivo-de-impresoras.html